Volver a Principal

La monarquía franca-mero-carolingia.







...appellent Gabalum du nom du peuple Gabale et du pays Gabalie ou Gévaudam...

El Mediodía francés.
La caída del Imperio de Occidente, tiene singular importancia en los hechos que conformarían el futuro Condado de Gavaldá.

En primer lugar el cruce, en la Navidad del año 406, del limes romano por masas de suevos, vándalos y alanos. En el año 410 tuvo lugar un acontecimiento, que sería la simiente de futuro Condado. Los visigodos, al mando del rey Alarico, tras un largo deambular por los Balcanes y el Valle del Po, y con el pretexto de la ruptura de los pactos suscritos años atrás, cayeron sobre Roma. La ciudad fue saqueada sistemáticamente. Sin embargo, los sucesores de Alarico, Ataulfo, y mas tarde Walia no deseaban la destrucción del estado romano, sino la adquisición de tierras donde asentarse. En el año 418, las autoridades imperiales suscriben un pacto (foedus), con los visigodos, que quedarían acantonados en la Galia a fin de entrar en Hispania.

El pueblo visigodo dejó una huella indeleble en la región occitana. Llegados de Suecia en sucesivas oleadas, estaban lejos de ser “bárbaros”, no eran más crueles que los demás pueblos de aquella época, y si es verdad que a veces destruían poblados, también lo es la reconstrucción de otros, en las que formaban brillantes civilizaciones, tal como testimonia la arqueología. Ellos establecieron Septimania, que con el tiempo se convertiría en Razès.

Instalados además los burgundios en el valle del Ródano, y grupos de francos en el Norte de la Galia, la autoridad de los Emperadores cesó totalmente.

En el año 451-453, los visigodos, germanos y romanos, tuvieron que hacer frente a los hunos, acaudillados por el terrible Atila; los visigodos fueron los héroes de la jornada, aunque Aecio no quiso darles demasiados vuelos, negociando con Atila, el cuál se retiró en orden.

Después de esta etapa histórica y a lo largo de 23 años, el Imperio Romano languideció en Occidente. La marina Vándala realizaría dos nuevos saqueos. El futuro Condado de Gavaldá estaba comprendido en el Reino del Rey visigodo Eurico, que paso a ser el mayor poder político de Occidente. La destitución por parte del general Odoacro, en el año 476, del Emperador Rómulo Augustulo, y la remisión de las insignias imperiales a Constantinopla por parte del Emperador Anastasio, fueron concesiones que actuaron como verdaderas demostraciones de la dación de los derechos a los francos como dueños de la Galia, dando pie a la individualidad de zonas y feudos, sin una figura que representara un poder Teocrático.

El territorio del futuro Condado estaba justo en la frontera entre Visigodos y Burgundios, Cabe destacar que no fue una conquista, sino que lo compartieron los posesores de ascendencia romana. En su calidad de jefes, los caudillos bárbaros empezarían a ostentar títulos que los convertirían en representantes de la autoridad Imperial, el titulo de magíster millitum.

Desde el año 476, los reyes germánicos pudieron obrar con un margen de libertad mayor, había un reconocimiento nominal al Emperador de Constantinopla, pero carecía de efectos reales.

Por mucho que se considerasen herederos de Roma, los representantes de la realeza visigoda, cuyo origen era el caudillaje militar, tenían poderes amplísimos. Fueron los primeros reyes bárbaros, que utilizaron la unción para designarse como reyes sagrados. El núcleo de poder central lo constituye el palatium. Cuyas personas los comites, desempeñarían funciones privadas de ayuda al monarca.

Como decíamos Eurico, formo una verdadera Corte en torno a Tolosa. Bajo su gobierno se empieza a formar el efectivo domino sobre amplias parcelas, que los comites administraban.

Alarico IIº, echaría a perder esta obra que estaba convirtiendo a los visigodos en los monarcas mas poderosos de la Europa bárbara. Quienes influyeron en este fracaso serían las suspicacias del clero católico de la Galia, así como el expansionismo de los Francos hacia los Pirineos.

El gran creador de este movimiento, que empezaría anexionando en primer lugar las tierras del futuro Condado de Gavaldá, consiguiendo con ello que los visigodos se replegaran hacia el interior de Hispania, sería Clodoveo (481-511). Empezando como modesto rey de Tournai, transformó sus creencias paganas al catolicismo, recibiendo el titulo de Segundo Constantino. A lo largo de veinte campañas, anexionó casi toda la Galia; el Reino de Saillans, conocido también como Soissons, gobernado por un general romano de nombre Siagrio, a los alamanos, a quienes venció en Tolbiac (496), y lo mas importante, a los visigodos arrianos de Alarico IIº, derrotados en Vouillé en el año 507.

Clodoveo legó a sus herederos una hegemonía franca en territorio galo, pero no un estado unitario. Sobre este espacio conquistado se fortalecieron algunas unidades políticas. Dos tuvieron particular relevancia; Neustria y Austrasia.

El futuro condado de Gevaudán estaba englobado en las tierras de Auvernia, allí aparecen las primeras Crónicas de Fredegardo. Un exhaustivo trabajo histórico del siglo VIIº, que las autoridades y eruditos de los pueblos germánicos consideraron la crónica oficial, y completa de su historia; Fredegardo tardó treinta y cinco años de su vida en compilar la crónica que abarca desde los tiempos de los Patriarcas hebreos hasta la época de los Reyes Merovingios. Meroveo reivindica en esta zona la tradición nazarena; con él se consolida la dinastía de reyes francos de la tribu de los salios. Childerico Iº, hijo de Meroveo (457-481) fijo su residencia en Tournai. En aquella época eran los francos los auxiliares de los romanos en el norte de la Galia.

Clodoveo, hijo de Childerico, se casó en el lugar de Ferrieres, con Clotilde, que era princesa burgundia, de gran tradición cristiana. Clodoveo aceptó el cristianismo.

Clodoveo, recibió en Tours del Emperador de Oriente las insignias de Patricio y Cónsul romano, que equivaldrían al reconocimiento de su autoridad y poder. Reino bajo su cetro a todas las tribus francas.

Clodoveo fue el primer rey que pidió ser bautizado y acepto ser cristiano; Efectivamente fue bautizado por San Remigio. Avanzó, cual nuevo Constantino, hacia la pila bautismal, que había borrado la enfermedad de una vieja lepra, para limpiar, con agua fresca, las sórdidas manchas antiguamente adquiridas. Cuando entró para el bautismo, el santo de Dios se dirigió hacia él con voz elocuente en estos términos: "Despójate humildemente de tus collares (mitis depone colla: inclina humildemente la cerviz). Oh, Sicambrio, adora lo que quemaste, quema lo que adoraste".

San Remigio era un obispo de cultura notable, impregnado de retórica, pero también se distinguió por su santidad, e igualaba a Silvestre por sus milagros; existe en nuestros días un libro de su vida que cuenta cómo resucitó a un muerto. Así, pues, el rey, habiendo confesado al Dios Todopoderoso en su intimidad, fue bautizado en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo, y ungido con los santos óleos con el signo de la cruz de Cristo. Más de tres mil hombres de su ejército fueron también bautizados, y su hermana Albofleda quien, poco tiempo después, se fue hacia el Señor.

El glorioso bautismo fue conmemorado con la creación de la Orden de la Santa Ampolla quien fue instaurada por S.M. Clodoveo en el año 499 en memoria del milagro de su Bautismo celebrado en la Navidad de 495 por el Obispo San Remigio de Reims, cuando el Espíritu Santo llevo la Sagrada Ampolla con el Santo Óleo de la Consagración al Cielo. Esta Orden Caballeresca –primera en el pais de los francos- es conferida solamente a con los Títulos de Baron du Terrier; Baron de Bellestre; Baron de Sonache y Baron de Louverey

El rey Clovis murió en París y fue enterrado en la basílica de los santos apóstoles que había construido de acuerdo con la reina Clotilde. Su muerte tuvo lugar el quinto año después de la batalla de Vouillé. Su reino había durado treinta años, él tenía cuarenta y cinco. Desde la muerte de San Martín hasta la de Clodoveo que tuvo lugar el décimo primer año del episcopado de Lucilius, obispo de Tours, se cuentan ciento doce años. En cuanto a la reina Clotilde, se fue a Tours después de la muerte de su marido, se consagró al servicio de San Martín y vivió casta y bienhechora, no yendo sino raramente a París.

Muerto Clodoveo en el año 511 su reino se repartió entre sus 4 hijos: Tierry se quedo con los antiguos pagos de los francos (curso inferior del Rhin) lugar que luego se lo denominara Austrasia; Clotario residió en Soissons o Saillans; Childeberto en París y Clodomiro en Orleáns. Los tres ultimos se repartieron además la Aquitania. Luego de luchas fraticidas, Tierry dejo en el año 531 la Austrasia y Turingia a su hijo Teodeberto, dueño ya de algunas tierras, entre ellas, Gevaudan.

Después de grandes turbulencias, el último en morir fue Lotario, que entregó el reino unificado a sus hijos. Las tierras de Gevaudan empezaron a forjarse a través de los mayordomos de Palacio, que hacían función feudal, pero que eran realmente fieles aliados de los obispos. El desmantelamiento del reino merovingio había comenzado.

Los primeros símbolos heráldicos fueron el trébol, que remonta a la alianza de la circuncisión y de origen judío, así como el pez y el león entrelazados con la flor de lis, que indicaba los lazos entre Clodoveo y la Casa de Judá.

En la región del Mediodía, había menor numero de francos conquistadores, por lo que se conservaron mejor las costumbres galorromanas, así como las antiguas libertades municipales. La lengua oficial era la de Oc en vez de la de Oil.

Por el famoso tratado de Audemol en el año 587 se concedió a los leudes o nobles reales el carácter de hereditario de sus cargos, lo que preparó el advenimiento del feudalismo. Además el feudalismo se encontraba en germen en la organización de los últimos tiempos del Imperio Romano y en las circunstancias que acompañaron a las grandes invasiones.

El agricultor o el propietario, no pudiendo contar con la protección de un poder central, se entregaba al guerrero vecino que le parecía mas capaz de defenderle y se reconocía obligado por tal defensa, de ahí las relaciones vasallo a señor. Los vasallos que no eran nobles, es decir la gran mayoría de ellos, eran colonos que, sujetos a la gleba, gozaban no obstante, de mucha mas libertad que los antiguos esclavos; llamándose siervos.

En el años 655, Roma estaba en disposición de iniciar la abolición de la sucesión merovingia en la Galia, en la zona de Auvernia y Austrasia. Por aquel entonces Grimoaldo, mayordomo de palacio, férreamente, secuestra a Dagoberto, cuando iba acceder al trono a la edad de 5 años, y lo destierra a Irlanda con los escotos gaélicos, engañando a su madre la reina Himnegilda, comentando que su hijo había muerto ahogado.

Dagoberto se educó en el monasterio de Slane, cerca de Dublín, a los quince años se casó con la princesa celta Matilde. Mientras tanto Grimoaldo había colocado a su hijo en el trono de Auvernia y Austrasia. Matilde muere y Dagoberto vuelve a reclamar la legitimidad de su trono; el hijo del mayordomo real, devuelve el trono a Dagoberto, que se casa con Gisela, princesa visigoda. Dagoberto fue llamado el buen rey ya que protegió a las artes y a las ciencias.

Hay que advertir que hasta Dagoberto los reyes merovingios habían reinado por sí solos; pero en adelante dejaron crecer junto al trono el poderío de los mayordomos de palacio, que al cabo de un siglo habían de despojarlos del cetro, hasta tal punto que la historia de este período se basa en la duración del mando de tales mayordomos, prescindiendo del reinado de los monarcas titulares.

Aunque el reinado de Dagoberto fue corto, se forja cada vez mas el futuro que identifica el carácter de Gevaudan en el seno de los mayordomos de palacio. Quién mas influyó sería el de Auvernia y Austrasia; llamado Pepin de Heristal, quien mato a Dagoberto con una lanza y lo colgó de un árbol.

En 681 Pipino de Heristal, noble descendiente de Landen venció al mayordomo de Neustria llamado Berthario, erigiéndose en árbitro absoluto de los destinos de Francia, cuyos reyes se resignaron a su suerte. Antes de morir convocó a una asamblea de nobles y dividió el poder entre sus hijos Carlomán y Pipino el Breve. Pepino el Breve fue ungido rey en el año 752 por la unción de los Obispos reunidos en Soissons. Carlomagno, hábil conquistador y organizador, quedo solo en el trono en 771, por muerte de su hermano y fue coronado Emperador en el año 800.

El hijo ilegítimo de Pepin de Heristal, Carlos Martel se convirtió en rey, siendo celebre por frenar el avance musulmán en la batalla de Poitiers. La dinastía merovingia con autoridad reconocida era Childerico IIIº, sobrino de Dagoberto IIº, que mantenía el derecho sucesorio, considerado sagrado y automático; los monarcas empezaron a utilizar como símbolo la abeja, ya que los filósofos merovingios consideraban a los panales de miel manifestaciones naturales de la divina armonía, debido a la utilización de prismas hexagonales para su construcción.

Emblema divino de la realeza en Egipto, Childerico Iº, se hizo enterrar con 300 abejas de oro. Siglos mas tarde Napoleón las utilizaría cosidas a su manto durante su coronación, reclamando el derecho de llevarlas en virtud de ser descendiente al igual que los Gavaldá, de Fredemundo, hermano de Clodión, emparentado con los reyes Merovingios. Mas tarde esta representación merovingia, sufriría una adaptación para identificar a los que llevarán sangre de reyes pescadores, la adaptación a la flor de lis.

La batalla de Testry (687) trajo aparejados diversos resultados: el abatimiento de la dinastía merovingia; asegurar el triunfo de la nobleza sobre la monarquía; preparar el camino al trono a la familia de Heristal; y dar a la Francia germánica la preponderancia sobre la romana.

La monarquía franca avanzaba a la concepción teocrática de su poder, sintetizada en la formula, rex dei gratia. El rey de Neustria, Thierry IIIº gobernó con el titulo de Dux et Princeps Francorum.

Hacia el año 714 zonas como Vasconia, Gevaudan, Borgoña y otras de la Aquitania no reconocían el poder ni la autoridad de los francos.

Carlomagno, de raza germánica y nacido en Baviera, creo en realidad Alemania y traslado su capital de Paris a Aquisgrán, acostumbrándose al igual que sus dos sucesores a considerar a Galia como una de tantas provincias.

Tras la invasión musulmana en la península la población cristiana encuentra refugio en los valles del sur de los Pirineos, tan inaccesibles como los de la Cordillera Cantábrica. Sobre todo se hace fuertes en aquellos valles que no son imprescindibles para pasar a Francia: los cuales son controlados por los musulmanes. Tras la victoria de Poitiers, en el 732, el Imperio carolingio recupera el territorio hasta los Pirineos y favorece la creación de la marca hispánica al sur de la cordillera.

La islamización del valle del Ebro, un territorio muy poblado y con una tupida red de ciudades, fue muy rápida, e impidió que los reinos surgidos al amparo de los valles pirenaicos se extendiesen más allá del prepirineo.

La marca hispánica tiene su carta de nacimiento en el año 778, con la campaña de Carlomagno por el valle del Ebro; que aunque termina en la emboscada de Roncesvalles, consolida el territorio en la vertiente sur. Tras la derrota en Roncesvalles el Imperio intenta establecer relaciones feudales con la nobleza cristiana del sur. Desde el año 785 están perfectamente definidos los límites de la marca. En el 798 Luis de Aquitania conquista Pallars y Ribagorza. El reino de Asturias ya se ha consolidado y han pasado los años difíciles del Emirato. En el 801 conquistan Barcelona. El Imperio trata de extender su dominio hacia el sur, pero se ve frenado en el valle del Ebro.

Ludovico Pío, para quien su padre Carlomagno, constituyo momentáneamente un reino en Aquitania hubo de emplear gran parte de su reinado (814-840) en reprimir las sublevaciones de su hijos, para los cuales había dividido el Imperio en tres reinos. Uno de ellos, que separaba a los dos restantes, tomaba de Galia una gran sección longitudinal limitada por el Escalda, el Mosa, los Vosgos, el Saone y el Rodamo, hecho que después de la muerte de Ludovico y de la batalla sangrienta de Fontanet -librada entre sus hijos- quedo consagrado por el celebre tratado de Verdun (843). La sección longitudinal antes referida se dividió en varios Estados: Borgoña, Lorena, Flandes, Transjurana, Borgoña Cisjurana, Gevaudan, etc. El titulo nominal del Soberano de Gevaudan era el de Conde y Señor de Gavalda.

La nobleza carolingia se asienta en esta zona. La marca hispánica es un territorio que presta vasallaje al Imperio y por lo tanto forma parte de él, pero está compuesto por condados independientes, que pueden unirse circunstancialmente, e incluso aliarse con los musulmanes para luchar contra los carolingios; como la alianza de Barcelona con los musulmanes en el 824. En resumen este Condado Galo, creado por Carlomagno, fue incorporado conjuntamente con varios territorios de la Provenza a través del casamiento de la Princesa Dolce con Ramón Berenguer IIIº, por lo que estas tierras conformaron en algún tiempo el territorio de la marca hispánica, que estando bajo el Gran Condado de Barcelona, conformo como territorio feudatario la Corona de Aragón.

La máxima autoridad la ostenta el Emperador, sin embargo, todos los Condes tratarán de hacer su cargo hereditario, y se proclamarán reyes tras la desintegración del Imperio. Serán condados de la marca hispánica: Pamplona, Aragón, Sobrarbe, Ribagorza, Pallars, Urgel, Cerdaña, Berga, Osona, Barcelona, Gerona, Besalú, Ampurias, Perelada, Gavalda-Rosellón, Vallespir y Conflent; todos en la parte sur del Pirineo. Tras la muerte de Carlomagno, en el 814, y el reparto de Verdún en el 843, el Imperio se descompone y los reinos cristianos del sur afianzan sus dominios.

De ésta manera quedo formada Francia, su primer monarca fue Carlos el Calvo (840-877) emperador en los últimos dos años de su vida, quien no supo defenderla contra las invasiones de los normandos que, remontando los ríos en sus barcas, devastaban los campos, degollaban o se llevaban a los habitantes del pais, incendiaban las ciudades, saqueaban y destruían los monasterios. Para contenerles permitió Carlos en 864 a los Duques, Condes y Señores que edificaran, en todos los puntos favorables, fortalezas que sirvieron a lo nobles para erigirse pronto en soberanos independientes y reclamar carácter hereditario para sus privilegios, hecho que quedo consolidado con la firma del monarca en el capitular de Quierzy-sur-Oise, verdadera carta de fundación del feudalismo. Los reyes carolingios tenían tan poco aprecio a Paris que se desprendieron de esta ciudad como de muchas otras para constituir beneficios o feudos a favor de los principales señores de su corte, entre ellos los Condes de Gevaudan.

Así se iniciaba una nueva dinastía de reyes franceses, llamada Carolingia, por ser iniciada por Carlos (Carolus) Martel. Cabe señalar que Dagoberto IIº desapareció de la historia oficial, pero en el año 679, su hijo Sigiberto había huido a su casa materna en Gevaudan. Uno de los descendientes de esta rama, fue Godofredo de Bouillon preclaro ascendente de Bertrán Iº de Gavalda, primer titular del Condado de Gevaudan.

La Consagración real es una ceremonia religiosa que confiere a un soberano un carácter sagrado (a veces hasta divino) distinguiéndolo así del resto de las personas. Es una ceremonia distinta a la coronación. El rey David fue ungido por Samuel según lo atestigua el Libro de los Salmos, siglo XIII, la consagración es, por tanto, un rito hebraico y fue desconocida por la Roma antigua y por Bizancio.

Durante el imperio carolingio, la elección cayó en desuso, aunque no desapareció por completo: se denominó "aclamación" tras imponerse la consagración, pero realmente no fue más que una mera formalidad. Las coronaciones imperiales, impuestas por Carlomagno en 800, eran distintas a la consagración, que tenía lugar en Roma en presencia del Papa.

La primera consagración que tuvo lugar en Reims fue la de Luis el Piadoso en octubre de 816. Hijo de Carlomagno, se convirtió, por medio de esta ceremonia, en el elegido de Dios y defensor de la Iglesia. El arzobispo de Reims, Hincmar, consagró a Carlos el Calvo en 869. Sin embargo Reims conserva la preeminencia que tenía sobre las otras sedes metropolitanas durante el siglo XII, ya que en ella fue bautizado Cleovaldo ceremonia en la que hizo su aparición la "santa ampolla". Asimismo, el capeto Luis VI se hizo consagrar en Orleans en 1108.

Es importante en este momento, hacer un punto y aparte, para abordar lo que sucedía con en el reino autónomo que marcaría la herencia de sangre de los Gevaudán o Gavaldá, el reino judío de Septimania. Septimania constituía la región occidental de la provincia romana de Galia Narbonense; creado como reino independiente en el año 768 –siglo VIII- y que existiera durante un siglo y medio; contaba entre sus dominios el nordeste de la actual España, los Pirineos y la región de la actual Francia meridional. Existen varias teorías acerca del origen del nombre, la más plausible hacer derivar éste de parte del nombre romano de la ciudad de Béziers, Colonia Julia Septimanorum Beaterrae, el cual a su vez se refiere al establecimiento de veteranos de la legión VII en la ciudad; otro origen posible es una referencia a las siete ciudades del territorio: las actuales Elne, Agde, Narbona, Lodève, Béziers, Maguelonne y Nimes. Su capital era la ciudad de Narbona.

A principio de la era cristiana se había radicado en el sur de la actual Francia la colonia judía Carcasso, quien era centro vigía del paso oriental de los Pirineos y terreno de lucha entre romanos, visigodos, francos y sarracenos. Esta colonia judía dio nombre a la zona que se conocería en mas como Carcasonne; distante unos 90 kilómetros de la Ciudad de Toulouse y a 160 kilómetros del actual territorio español. Carcasonne esta atravesada por el río Aude.

El antiguo caudillo de los territorios había sido el merovingio Teodorico, a quién Carlos Martel había expulsado del poder en el año 737. Los árabes le llamaban Fakir Teodoric, estaba casado con la hermana de Pepín de Heristal, llamada Alda. En el año 768, su hijo accedería al trono del reino de Septimania, con el nombre de Guillem de Gellone, conocido tambien como Guillermo de Tolosa y como Guillaume, Príncipe de Orange. Además de pertenecer al linaje merovingio, se le conocía entre los judíos como el Exilarca y Monarca de Judá, tribu a la que pertenecía la Casa de David.

Sus títulos nominales de Rey Guillermo eran, entre otros, el de Conde de Toulouse, de Auvergne, de Razes, tierras que conformarían el Condado de Gavalda. El futuro condado de Gevaudan era denominado como Pagus Gabalum. Carlomagno, conocido como rey de los franceses desde el año 771 y emperador de Occidente desde el 800, confirmaría la coronación de Guillermo como rey, apoyarían esta confirmación el Califa de Bagdad y muy reacio el Papa de Roma. El Rey Guillermo de Toulouse, fue denominado como uno de los “pares de Carlomagno”, de hecho Guillermo de Toulouse corono de sus propias manos a Luis, hijo de Carlomagno. En el año 791 creo la Academia Judaica de San Guillermo. Y fundó en Gellone el monasterio ascético de San Benito.

El rey Guillermo tuvo cuatro hijos, con su mujer Guiburga: Bernardo, Heriberto, Bera y Teodorico. Bernardo fue Chambelam, cargo que equivalía a la segunda autoridad imperial. En junio del año 824 se casó con Duada, hija de Carlomagno, en el palacio de Aquisgrán, y gobernó los designios de los francos desde el año 829. Tuvo dos hijos, Guillermo nacido en noviembre de 826, y Bernardo, nacido en marzo del año 841. Bernardo IIº supo mantener el poder del Reino de Aquitania, reino independiente, desde el año 840, según la partición de Worms a la muerte del Emperador.

David fue el segundo de los reyes del antiguo reino de Israel.
De acuerdo con el relato bíblico, fue el sucesor del rey Saúl, quien fuera el primer rey oficial del unido Reino de Israel. Su reinado de cuarenta años habría durado aproximadamente desde el 1005 A de C. hasta el 965 A. de C. El recuento de su vida y normas están registradas en los libros del Antiguo Testamento de Samuel y el primero de los dos Libros de Crónicas.

Los libros sagrados judíos consideran que fue el más virtuoso y justo de todos los antiguos reyes de Israel. Conforme a la tradición, David es también inusual en el sentido de que fue un aclamado guerrero, rey, músico y poeta. Tradicionalmente se le atribuye la autoría de muchos salmos del libro de Salmos del Antiguo Testamento.
La Biblia dice que Dios estaba, en el último tiempo, tan satisfecho con David, que prometió que la línea sucesoria de David duraría por siempre (2 Samuel 7:12-16). El judaísmo cree que el Mesías será un descendiente directo del rey David, y los cristianos trazan el linaje de Jesús hasta él.

El padre de David fue Ishai "Regalo", idioma hebreo, el padre del Rey David, era hijo de Obed, hijo de Boaz y Ruth la moabita cuya historia es contada en toda su extensión en el Libro de Rut. Ellos pertenecían a la tribu de Judá, y el linaje de David está completamente documentado en Ruth 4:18-22. (Los "Pharez" que encabezan la línea son los hijos de Judea Génesis 38:29).

La descendencia y estirpe de Guillermo de Tolosa pertenece a la estirpe de la Casa de David, estos descendientes se quedaron algunos en Narbona y otros emigraron alcanzando otros dominios. Una parte de la descendencia directa de Guillem de Gellone gobernó la zona del Pagus Gabalum o Gabali bajo el titulo de Conde Soberano de Gevaudan / Gavalda. De esta progenie se establece que la Familia de Gevaudan esta emparentada con las Casas de Orange, Hasburgo, Lorena, Luxemburgo, Estuardo y del reino Franco-Cristiano de Jerusalén; así mismo se establece que por la unión en casamiento de los Padres del Rey Guillermo, él y su descendencia llevan sangre de reyes merovingios y carolingios.

Hacia el año 851 los sarracenos seguían saqueando la Provenza, las costas y las tierras cercanas: incendiaron iglesias, llevándose los habitantes en esclavitud, etc.. La Provenza se hizo un desierto. En 879 la Provenza se declaró Boso independiente. El Imperio carolingio estaba dividido en cuatro partes por el tratado de Ribemont.

Las tierras del mediodía eran testigo de las batallas libradas entre Carlos Martel y los musulmanes. Este guerra había destruido varias ciudades. Ni Pipino no Carlos habían tomado el titulo de rey. Gobernaban el reino, pero el rey de los francos era todavía un príncipe de la familia merovingia.

La dinastía de los merovingios fue sustituida por una nueva familia de reyes francos. Los llamados carolingios, por el nombre del mas celebre, Carlos, hijo de Pepino. Todo el reino de los francos se encontraba de nuevo reunido en manos de un solo rey. No faltaba mas que la Aquitania, entre cuyas tierras estaba Gavaudan.

En el año 926 la zona de Gavalda y todo Languedoc fueron saqueadas por los húngaros, venidos de Asia y semejantes a los hunos. Combatían a caballo y con el arco.

El hijo de Bernardo, fue Eble Manzer, Duque de Aquitania, que otorga el condado a su yerno Bertran Iº, que pasa a llamarse de Gavaldá. En el año 1.033, el hijo de Bertran Iº, Esteve IIº, de Gavaldá , tiene una hija Auda de Gavaldá. Muerto el Conde, los Vizcondes de Millau, se hacen con el condado, pero no pueden titularse Condes de Gavalda, ya que Auda de Gavalda se casa con el Conde de Toulouse; en el año 1.096 el Conde de Toulouse parte para las Cruzadas, donde muere en batalla. Auda que era esposa en segundas nupcias tiene un hijo al que pone el nombre de Esteve de Gavaldá que pasaría a ser llamado Esteve IIIº.

Por la rama de los Vizconde de Millau, o Vizcondes de Gevaudan o Gavaldá, Gilbert Iº, casa con Gerberga, condesa de Provenza. Gerberga casó en el año 1.110 a su hija Dolce de Provenza con Ramón Berenguer IIIº, hecho que unió el Condado de Gavaldá al patrimonio de los Condes Reyes Catalanes, pasando en heredad a Alfonso IIº de Provenza. Mas tarde Jaime Iº, por el tratado de Corbel renunciaría a estos feudos. Como vemos, no era el Condado de Gavaldá el feudatario, sino el Vizcondado de Millau. Este dato lleva a errores históricos; que no tienen que ver con la rama de los David-Toulouse.

Al monarca Carlos el Calvo sucediéronle Luis el Tartamudo (877-879); Luis IIIº y Carlomám (879-882 y 884) y Carlos el Gordo, emperador de 884 a 887, depuesto por su cobardía frente a los normandos, contra los cuales defendió en cambio, valerosamente su capital Eudes, duque de París. Eudes llamado al trono, a pesar de no ser de estirpe real, lo ocupo de 887 a 898 y lo compartió en 896 con el heredero legítimo. Carlos el Simple, quien hasta su muerte, ocurrida en 929, tuvo además por colegas y a intervalos por substitutos a otros dos príncipes de la familia ducal de Paris, Roberto Iº (922-923) y Raúl (923-936), quien lo sobrevivió. Carlos el Gordo dio fin por un tratado de Saint-Clair-sur-Epte (912) a los depredaciones de los normandos, cediéndoles para establecerse la región que se llamo Normandía y que desde un principio figuró entre los grandes feudos. Este fue el último servicio de nota que presto a Francia la dinastía carolingia. Extinguiéndose a su vez, mas no por indolencia, sino por su política, pues a fuerza de crear feudos, no se reservo mas que Laon, donde reinaron nominalmente sus tres ultimos representantes Luis IVº de Ultramar (936-054), Lotario (954-986) y Luis Vº el Holgazán (986-987). A su lado, los duques de Paris o de Francia, rodeados de autoridad por sus hazañas, eran mas poderosos que sus señores.

Hugo el Grande, hijo de Roberto Iº, ejerció sobre aquellos una tutela semejante a la de los mayordomos de palacio de los merovingios, y en 987 el hijo de Hugo el Grande, denominado Hugo Capeto, se creyó bastante fuerte para apoderarse de la corona. Su sobrenombre es el que lleva la tercera dinastía, que por medio de distintas ramas, continuo hasta la instauración de la Republica.

Hacia el siglo XIº, el Señorío y Condado de Gevaudan, se encontraba constituido y consolidado.

Toulouse era una gran ciudad que solo era superada en tamaño por Roma y Venecia en la cristiandad latina de 1200, esta situada en el meandro del río Garona. Lejos, al sur, el río se eleva en la roca y la nieve que separan Francia de España. Toulouse estaba encajado entre vecinos famosos: Provenza, Aquitania, Aragón y Cataluña. Fue uno de los estados mas organizados y florecientes de la época. Antes de la Cruzada de 1209, esa región se extendía a lo largo de una quincena de departamentos de Francia, con el Alto-Languedoc, Armagnac, Agenais, Quercy, Rouergue, Gevaudan, Vanaissin, Vivarais y Provenza mas las zonas de Carcasona, Beziers, Albi y Ràzes. En el año 1229 fue fundada la Universidad de Toulouse, casa de estudios que en la actualidad tiene mas de 100.000 estudiantes.

Toulouse habría seguido el sistema romano del derecho escrito, en oposición a los estados del norte, regidos por el derecho consuetudinario, relacionado con los pueblos germánicos. Incluso en el ámbito lingüístico: los diversos dialectos occitanos (entre ellos el gavaldanes) podrían ser considerados mas próximos al latín que los dialectos de la tierra de oil. A fines del siglo XIIº la Occitania de los condes de Toulouse constituía una armoniosa síntesis entre la civilización latina y la civilización celta, un crisol en el que se desarrollaban los gérmenes de una civilización que hubiera podido opacar por completo a Europa occidental; esto si no hubiera sido sistemáticamente fracturada y destruida.

Los Condes de Tolosa, redondeaban sus dominios mediante oportunas alianzas matrimoniales, amenazando al norte con una supremacía definitiva. A ambos lados de los Pirineos a orillas del Mediterráneo, el condado de Barcelona era todavía un feudo del reino de Francia.

La Occitania no era un bloque monolítico, existían numerosos señoríos feudales. Las relaciones entre los Señores constituían, ante todo, relaciones de hombre a hombre; no estaban regidas por reglas jerárquicas dictadas desde un centro absoluto, como sí lo estaban en el modelo romano. Por el contrario la sociedad occitana era de tipo horizontal, tal como las sociedades célticas primitivas.

Las ciudades del Mediodía constituían, por entonces, centros urbanos poblados y ricos. Toulouse había guardado un sentido de independencia, de autonomía y de libertad. Estas condiciones favorecieron los intercambios, tanto comerciales como culturales. Así, la literatura occitana puede verse como el resultado de la síntesis y convivencia entre aquellas diferentes tradiciones. A partir de 1229 con la revuelta de profesores y estudiantes en la Universidad de París, los intelectuales mas brillantes de la época eligieron radicarse, de modo masivo, en Toulouse, atraídos por aquel espíritu de libertad y tolerancia.

El reino de Francia no pasaba el Ródano y de la llanura del Saona. El territorio situado mas allá, entre ellos Gevaudan, Provenza, Delfinado, Saboya, etc. no lo conformaban. En cada uno de éstos países, el duque o conde era un Príncipe independiente y hereditario. Francia estaba de esta suerte dividida en pequeños Estados.

A comienzos del siglo XIIIº, la herejía de los cátaros (llamados bajo el nombre teológico de dualistas o por el nombre vulgar depatarins o por el genérico dealbigenses, la gente del pueblo los llamaba buenos, se extendió por todo el Languedoc. Las pretensiones del rey de Francia en extender sus dominios a las tierras occitanas se volvieron cada vez mas explícitas. En 1213 la derrota de Muret da el golpe de gracia a la Occitania libre. En 1241 Raimundo VIIº de Toulouse se vio obligado a refirmar ante el rey de Francia su juramento de fidelidad a la monarquía y su voluntad de combatir la herejía.

El Mediodía se debilito por la falta de buena administración de sus Gobernantes, por la relajación de las costumbres eclesiásticas y por la invasión progresiva de la herejía albigense. Los caballeros del norte, llamados por el Papa para restaurar la fe, aprovecharon la ocasión para quedarse allí como conquistadores, y lo que comenzó por ser una cruzada interior con fines meramente religiosos, degeneró en una serie de crueldades. No obstante la victoria de Muret, obtenida por Simón Montfort contra los pueblos de la lengua d´Oc, representado por el Conde de Tolosa y Gevaudan y Pedro el Católico de Aragón, preparó la unión irrevocable de las zonas meridionales autónomas a la Corona de Francia.

El Languedoc es una contracción de langue d´oc, es decir, la lengua del sí; -o mejor, los idiomas en que la palabra si es oc, no oui-. Fue en la lengua occitana en donde floreció la poesía de los trovadores por primera vez en el siglo XIIº.

En las ciudades costeras, los judíos del Languedoc inventaban y exploraban las repercusiones místicas de la Cábala, demostrando que el fermento espiritual no estaba de ninguna manera limitado a la mayoría cristiana. En Narbona había una escuela talmúdica y varias sinagogas, algunos mercaderes judíos poseían viñas en los campos circundantes y contrataban campesinos cristianos para trabajar la tierra.

De manera particular debemos mencionar que en el año 1310 nace en la zona de Grisac del Condado de Gavalda, Guilhem de Grimoard, quien desde el 28 de septiembre de 1362 gobernó la Iglesia Romana con el nombre de Urbano Vº.

Urbano Vº fue benedictino y llego a ser Abad de San Víctor de Marsella. Elegido Papa en Avignon va a retornar a Roma (1367-1370) para consolidar la obra pacificadora del Cardenal Gil Alvarez de Albonoz. El cardenal castellano Gil de Albornoz fue capitán militar de los Estados Pontificios y va a poner fin a la guerra entre las familias romanas de los Orsini y los Colonna. En 1557 publico el conjunto de leyes (Constituciones Egidianas) utilizado por los Estados Pontificios hasta fines de 1816.
Este Papa va a elegir la tercera corona (triregno) imperial que se suma a la segunda y primera (real y espiritual). Murió en Avignion el 19 de diciembre de 1370. Ha sido beatificado.


CASA REAL MEROVINGIA
Secretaria General y Cancillería: Calle 95 No. 769 - San Martín - Pcia. de Bs. As. República Argentina
Tel. 011 - 4753-0469 - Cel. (011)15 5333-2293 Internacional: 54 - 11 - 4753-0469
ceremonialsocial@sinectis.com.ar
Optimizado para resolución de: 800x600 px.